Nunca dejes de soñar

Es inevitable: el tiempo pasa y te vas haciendo mayor. Y aunque tú te sigues sintiendo joven, cada vez es más difícil ignorarlas. Sí, hablo de ellas. Venga, no te hagas el loco, sabes perfectamente de qué estoy hablando. Las señales. Tú también las has recibido en los últimos años, porque tampoco eres tan joven.

Aparecen por sorpresa. Al principio són pequeñas y esporádicas, no duelen. Pero luego van apareciendo más a menudo, siendo cada vez más evidentes. Todo empieza una noche cualquiera, saliendo de marcha: "Esto está lleno de niñatos", dices. La primera señal ha aparecido, pero no te darás cuenta enseguida. Lo notarás cuando esa frase se te pase por la cabeza cada fin de semana. Mientrastanto, irán apareciendo otras: "Qué mala es la música que se hace hoy en día", "No entiendo como puede estar tan de moda ir vestido así", "Para hacer eso prefiero quedarme en casa" o, en definitiva, cualquier frase de las que le oías decir a tu padre cuando tenías 15 años.

Pero lo peor todavía está por llegar. Llegados a este punto, mantener una conversación con alguien que ronde los 18 puede ser letal. Escucharás expresiones que no entenderás, ni osarás preguntar qué significan. Y llegará un momento en que, sin darte cuenta, utilizarás alguna referencia antigua en la conversación. Y la otra persona te preguntará qué es eso. Y se lo tendrás que explicar. Y entonces dirás: "Verás, cuando era joven...". Ya está. Tú mismo lo has dicho. No disimules, has hablado en pasado. Tocado y hundido.

Aunque las señales empiecen a aparecer a los veintitantos, hay un día en que el final de tu juventud se hace oficial: al cumplir 30. Ya no puedes escudarte en el 2 que inauguraba el marcador de tu edad. Ya no hay excusa que valga: NO ERES JOVEN.

Pero.... ¿me dejas que te cuente un secreto? NO PASA NADA. Dejar de ser joven sólo es una inevitable consecuencia de seguir estando vivo. Lo importante no es que cumplir años te quite el sueño. Lo importante es que no te quite las ganas de soñar. Así que, de ahora en adelante, tenlo en cuenta. Por muchos años que cumplas, nunca dejes de soñar.

Entradas populares de este blog

Nuevo videoclip: Déjà vu